Tambores de guerra

ctuwtwdvaaeokbh-large

Han pasado dos días y aún resuenan en Europa los tambores de guerra.

Esos desalmados que han teñido de sangre las calles de París, ¿de qué color veían el cielo? ¿Acaso no lo sentían tan azul como el mío? No logro entender esta guerra. Esta guerra de entendimientos, de convencimientos, esta guerra de fundamentalismos. También me duele creer en una Europa limpia de culpa.

Ayer tuve miedo de que unos inhumanos barbilampiños, kalashnikov en mano, irrumpieran en mi casa para matarme, hoy el miedo es por esas decenas de miles de personas que se apiñan en las fronteras del Paraíso, obligadas a huir del horror. Miedo por no entender que ellos también son víctimas del absurdo.

Tambores de guerra.

La mejor de las “armas” posible contra el fundamentalismo, contra cualquier tipo de fundamentalismo, es la EDUCACIÓN y la TOLERANCIA.

Resuenan tambores de guerra en Europa.

Yo siempre diré no a la guerra. No al terrorismo. No a la violencia. No al absurdo.

José Antonio Castro Cebrián

Artículo publicado originariamente en  LaJUnglaDElasLETras el 15 de Noviembre de 2015
 
Anuncios
Tambores de guerra

No. No me da la gana.

b64zpg7ceaazemv

Hace dos semanas unos desalmados, del grupo terrorista yihadista Al Shabab, asesinaron a ciento cuarenta y ocho estudiantes de la Universidad de Garissa, cerca de la frontera entre Kenia y Somalia. Estos acólitos de Al Qaeda entraron en la Universidad y separaron a los cristianos de los musulmanes, masacrándolos, sin piedad, en una sempiterna e infernal orgía de sangre.

No hace ni quince días de aquella noticia… de aquel brutal acontecimiento que enlutó (una vez más) a toda la humanidad… A toda.

¿Por qué tengo la sensación de que nunca ocurrió nada?

Por la paz, por la cordura…, porque África también es Europa, porque África también es América, porque África también es Asia, porque África también es Oceanía, porque África también es París, Túnez…, porque Dios no tiene nombre y el Amor es estúpidamente sincero…, porque la sangre, la de los muertos y la de los pobres, siempre es roja…, por la paz, por la cordura… hoy no, no me da la gana de no llorar.

No al olvido.

José Antonio Castro Cebrián

Artículo publicado originariamente en  LaJUnglaDElasLETras el 16 de Abril de 2015
No. No me da la gana.

“El amor es más fuerte que el odio”

1420632020_829679_1420645231_album_normalHoy mi columna semanal no hablará de “dimes” ni “diretes”.

Hoy mi columna semanal no lanzará proclamas reivindicativas, ni de condolencias, ni para mí, ni para nadie.

Hoy mi columna semanal no será ni mía. Ni siquiera será una columna de opinión.

Solo unas palabras. Pocas.

La sátira, la crítica, la opinión, son armas poderosas contra la estupidez y la opresión, contra la tiranía y el despotismo. La religión, los dogmas, las dudas existenciales, los adornos morales, son ideas, ideas que necesitan de la crítica, de la sátira y de la opinión, para poder ganarse la “fe” de una verdad compartida, o de una mentira consentida.

Hoy mi columna semanal está en París, con Charlie Hebdo. Con la libertad. Con el respeto, sin miedo.

José Antonio Castro Cebrián

b6wcxwdigaa_lbr

Artículo publicado originariamente en  LaJUnglaDElasLETras el 8 de Enero de 2015
“El amor es más fuerte que el odio”